Opinión

Abraham Nuncio: Candidatos y partidos

Ninguno de los aspirantes no partidarios a la Presidencia de la República (llamarlos “independientes” es obsequiarle a la simulación un galón extra) debió haber sido registrado. En todos, el problema fue no sólo la obtención de las firmas exigidas para el registro, sino –y esto es lo grave– los ilícitos en que incurrieron para obtenerlas. Como dijo el ex consejero del INE, Jaime Cárdenas, si tales ilegalidades no tienen consecuencia alguna, ¿para qué está la autoridad electoral?
Source: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *