Entretenimiento

El poder de los deseos

Una estrella fugaz cruza la pantalla en forma de ojo y baja hasta posarse sobre la mano de Katy Perry, quien está dispuesta a fungir como hada madrina de un anhelo muy especial.

De igual forma EL IMPARCIAL hace realidad los deseos de sus lectores y en esta ocasión lo hizo con los fans de la intéprete de “Roar” al llevarlos al concierto “Witness: The Tour” en el Gila Arena de Phoenix, Arizona.

Jacobo, Dulce, Aranza y Katia son los afortunados ganadores de la promoción que disfrutaron del show además de recibir transporte y hospedaje gratis.

Unidos en una sola voz

Casi al final de su cuarto acto, Katy Perry invita a subir a Yunitza, una nena de 9 años que junto con su primo Luis de 16, están caracterizados como la cantante y el famoso tiburón izquierdo que la acompañó en un súper tazón.

La pequeña revela que su sueño es que “todo el mundo sea como Katy Perry”. Katy se emociona y bromea: “¡No puedes decir eso! Pide otro deseo”. Yunitza asegura que quiere cantar y la intérprete pide: “Todos enviemos buenas vibras para que este deseo se cumpla, tenemos ese poder”. La gente une su voz para pedir por el sueño de la niña. El momento culmina en un emotivo abrazo.

En un show de dos horas y media, la ex novia de Orlando Bloom realiza un recorrido musical divido en cinco actos.

En el primero, un enorme ojo aparece en la pantalla y Katy hace su entrada triunfal “montada” sobre una estrella enorme para dar paso a temas como “Witness”, “Roulette y “Dark Horse”.

Momento “vintage”

Los recuerdos de diez años forman el segundo bloque del concierto, con los temas más cantados de la noche: “Hot and cold”, “Last friday night” y “California Gurls”.

Katy llama a sus padres desde un enorme teléfono y culmina con un tema que a ellos no les gusta mucho: “I Kissed a girl”.

Sensualidad e insectos

“Deja Vu”, “Tsunami” y “ET” se desarrollan en un jardín estrambótico lleno de rosas de led y por el cual pasea una gigantesca mosca dispuesta a merendarse a Perry.

Suena “Bon appetit” y ella se posa en una hoja mientras es “sazonada” con sal y pimienta.

Amor es…

El cuarto acto incluye un paseo en nave por la galaxia y mientras pasea entre los planetas Katy recuerda a su primer amor.

Interpreta con una guitarra acústica “Wide awake” y el romanticismo continúa con “Thinking of you”.

“Canten el coro tan fuerte que espanten a la persona que tienen al lado”, bromea.

¡A rugir!

En la recta final, Katy juega pac man con “Part of me”, realiza una reta de basquetbol en “Swish Swish” y ruge con todas sus fuerzas con “Roar”.

Katy aparece sobre una mano y los primeros acordes de “Firework” suenan lentos y acústicos. El ritmo se eleva y la gran fiesta cierra con una lluvia de papeles de colores y fuegos artificiales.
Source: Entretenimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *