Opinión

Hermann Bellinghausen: La vida (de las mujeres) no vale nada

La repetición trivializa cualquier cosa. Adormece la sensibilidad. Los asesinatos de mujeres, casi siempre jóvenes, se actualizan día a día entre la estadística y un gore mediático siempre teñido con algo de porno, gansterismo, telenovela, drogas y detalles grotescos que sacien nuestra sed de horror. ¿A qué obedece, si no a dicha sed, el éxito de filmes y series que tratan precisamente de eso y lo escenifican con primor gótico, escatológico o como denuncia estridente? La niña de 12 años en Colima la semana pasada, a quien mató un sujeto al no poder violarla. O las muchachas colombianas abandonadas por su acompañante varón en un Ferrari en llamas al regreso de Acapulco; ambas fallecieron después de indecibles dolores que, eso sí, hubo quien grabara en su celular para todos nosotros. O la modelo venezolana tirada al arroyo en Ecatepec, mutilada y desfigurada. Pervirtiendo el dicho, la suerte de la bonita hoy nadie la desea.
Source: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *