Estados

Las disculpas de AMLO

 

Cualquier persona que se disculpe públicamente se merece mi total respeto. En este México nuestro de cada día he encontrado, por razones que no entiendo, a múltiples personajes de toda índole y de múltiples extracciones sociales, que son incapaces de disculparse; conducta que me resulta por completo extraña.

Personalmente, como cualquier ser humano normal, cometo errores de muchos estilos cotidianamente y me resulta muy útil expresarme frente a quien cometí el error para disculparme.

Resulta útil no sólo para mí, sino a veces para restablecer una relación posiblemente afectada.

El precandidato de Morena López Obrador se disculpó con Jesús Silva-Herzog Márquez y con Enrique Krauze;—de forma poco convincente he de añadir—, porque él sigue convencido de tener la razón.

El problema para mí es mucho más de fondo. Los acusó de ser “conservadores disfrazados de liberales”, por haberse atrevido a criticarlo y el adjetivo que empleó le queda a él mejor que a nadie.

López Obrador dice ser un liberal puro y con dimensión social y democrática, al tiempo que es el candidato del partido político que pertenece a una religión más conservadora que la católica. No puedo encontrar una contradicción más grande que ésa.

Las evidencias de su conservadurismo están a la vista. Entiendo que hablar del aborto para un candidato resulta siempre un tema incómodo porque sienten que van a perder votos no importa cómo se expresen, pero a mí me causa franca desconfianza un personaje como él, que simplemente no ha dicho nunca, ni dice absolutamente nada.

Ni siquiera se expresa del tema como un asunto sanitario que tendría que dirimirse en ese ámbito. Simplemente nunca ha contestado, ni contestará este texto, por ejemplo.

Su respuesta siempre ha sido “….que decida la gente”, y perdón, señor López Obrador, pero los temas de salud no “los decide la gente”.

El día que usted tenga apendicitis, no vamos a salir los médicos a solicitar un plebiscito para decidir si le extirpamos el órgano enfermo. Simplemente lo vamos a operar, así como lo oye, sin democracia. Basta con su consentimiento por escrito y lo conduciremos al quirófano. Un solo voto, el del enfermo.

Tampoco hemos escuchado ninguna respuesta sobre reproducción asistida, ni sobre eutanasia, ni sobre matrimonios igualitarios. Que decida la gente. Eso no es ninguna respuesta, está ocultando sus opiniones y sus posturas respecto de los temas de los que hablamos los liberales.

Reitero mi respeto por disculparse, pero estoy cada día más convencido de que el conservador disfrazado de liberal es exactamente Andrés Manuel López Obrador, y lo peor es que no exprese abiertamente sus opiniones. Me resulta mucho más tranquilizador escuchar a otros candidatos conservadores rechazar abiertamente los temas y expresar públicamente que van contra sus convicciones religiosas, prefiero esa honesta congruencia porque los que tenemos opiniones contrarias por lo menos ya sabemos que no podremos convencerlos de nada y tendremos que ponderar esas posiciones para decidir nuestro voto.

 

Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Source: Estados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *