Opinión

Luis Linares Zapata: El lobo que viene

Allá por los inicios de los años 70 del siglo pasado llegó a la Presidencia de la República Luis Echeverría después de una atrabancada campaña electoral. Buena parte de la burguesía citadina del país se escandalizó con sus primeras frases y desplantes. Les sonaban ajenas y raras a sus aturdidos oídos y la ausencia de sólida información indujo requiebros de un posible comunista. Presos mentales de la entonces vigente guerra fría, no tardaron de huir hacia el norte protector de sus –pocos o muchos– capitales y modos cristianos de vida. El posterior desencanto con las ajenas costumbres, obligadas por el mayor desarrollo, fue casi inmediato: tenían que aprender a lavar trastos, ayudar a cocinar, arreglar desperfectos hogareños y hacer negocios de una manera distinta a los de un club de amigos. A muchos de ellos les fue mal en los negocios emprendidos, los gringos abusaron de su impericia y les hicieron varias trampas. Regresaron con el rabo metido entre las piernas para darse cuenta de lo timorato, torpe y medroso de sus estimaciones políticas sobre el alocado presidente ya en funciones.
Source: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *