Estados

Sanciones al crudo venezolano, cerca

Reuters

KINGSTON.

Estados Unidos está cerca de decidir si impone sanciones al petróleo venezolano, dijo ayer el secretario de Estado, Rex Tillerson, en el final de una gira por cinco países de América Latina donde discutió el asunto con líderes de la región.

Tillerson dijo también que Canadá, México y Estados Unidos acordaron en una reunión trilateral la semana pasada estudiar qué podría hacerse para mitigar el impacto de esa decisión. El funcionario agregó que había puesto al tanto del asunto al presidente Donald Trump.

“Él dijo ‘sé que tú no has estado a favor de eso en el pasado’, y yo respondí ‘bueno, las cosas han cambiado’. Así que vamos a llevarle esto a él y dejar que él tome una decisión”, indicó Tillerson durante un vuelo a Jamaica, escala final de su gira.

Vamos a reunir a un grupo de trabajo muy pequeño, muy focalizado, para ver qué podemos hacer para mitigar una decisión como ésa si la tomamos. Obviamente, será el Presidente quien decida”, explicó Tillerson, quien era presidente ejecutivo de Exxon Mobil Corp al unirse al gobierno.

La semana pasada en Buenos Aires, Tillerson dijo que Estados Unidos estaba evaluando restringir las importaciones de crudo venezolano y las exportaciones de productos refinados estadunidenses a Venezuela para presionar al presidente Nicolás Maduro por sus restricciones a la oposición política.

Sanciones a la crucial industria petrolera de Venezuela representarían un escalamiento de la presión financiera sobre el país caribeño, que sufre una grave escasez de alimentos y medicamentos.

Las ventas de petróleo venezolano a Estados Unidos en 2017 fueron las menores
desde 1991, de acuerdo a datos comerciales de Thomson Reuters. Tillerson dijo que cualquier sanción contra el crudo venezolano afectará a los países del Caribe, muchos de los cuales han disfrutado de petróleo subsidiado provisto por el país sudamericano.

“Tuvimos una discusión muy amplia sobre las maneras de promover una mayor independencia energética, no sólo para Jamaica, sino a lo largo del Caribe”, señaló
Tillerson. “Estamos listos para ayudar a Jamaica y a otros socios en el Caribe para explorar y desarrollar los recursos que tienen, y también para compartir la abundancia de los que disfruta América del
Norte”, agregó.

ADVERTENCIA

Por otro lado, el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, dijo ayer que el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, puede venir a Lima a la Cumbre de las Américas (13 y 14 de abril), pero verá “cómo lo reciben” los venezolanos que han llegado a Perú desde el país petrolero.

Kuczynski, quien ha sido un fuerte crítico de la situación que se vive en Venezuela, ha invitado a todos los jefes de Estado de América a la Cumbre, incluido el presidente estadunidense Donald Trump, quien se encontraría por primera vez cara a cara con Maduro y podría acaparar la atención del evento.

 

Orgullo venezolano en las gradas

El rostro emocionado del aficionado venezolano Jaime García, mientras aguarda la salida del equipo de beisbol Caribes de Anzoátegui, antes de ser eliminado de la semifinal, se descompone al tratar de explicar la situación política en su país: “Estamos sufriendo la dictadura. Muchos niños están muriendo de hambre, muchas comunidades están sin insumos”, expresa mientras su voz se empieza a apagar. “Pedimos a la ONU y a la OEA que nos proteja de verdad, es criminal lo que está pasando con Venezuela…esperamos recuperar a nuestro país”, suelta con el último aliento antes de llorar.

García rescata fuerza como lo han hecho miles de venezolanos ante la terrible situación que enfrentan bajo el gobierno de Nicolás Maduro: “El Presidente no se va a quedar de ninguna manera, así se tenga que derramar toda la sangre que se tenga que derramar, pero va para afuera porque tenemos los cojones de verdad”.

“Tengo a mis hijos, que viven aquí en México y los vine a visitar, pero yo tengo que regresar en dos semanas a Venezuela y que me esperen para arrestarme por estas declaraciones, que iré a una cárcel con toda dignidad”,  dijo.

“Vuelvo a Venezuela con todo el orgullo de ser venezolano. Se ha derramado sangre por la libertad de nuestro país y desgraciadamente yo pido por favor: miren a Venezuela, ayúdennos tenemos a miles de personas que se mueren sin poderles hacer diálisis; niños que no tienen comida, el país está destrozado. Estos señores acabaron con nuestra patria”, expresa desesperado.

Martín Guaipe, quien muestra una cobija del equipo Caribes de Anzoátegui, se mantiene sereno al hablar de su país en una de las tribunas del estadio Charros de Jalisco en Zapopan. Reconoce estar alejado de la política a pesar de ser hermano de la diputada opositora Oneida Guaipe. Pero narra una anécdota que muestra otra problemática en su país.  “Venimos más de 100 personas entre jugadores, familiares aficionados y directivos. Llegamos en un vuelo charter, aunque con un momento bastante crítico ya que fueron casi 26 horas de viaje. A las 12 de la noche íbamos a salir de Barcelona (Venezuela) y no salimos hasta  las seis de la mañana, y luego llegamos a Guadalajara a la 1:30 del otro día por problemas de operatividad con la aerolínea”, explica el también padre del pitcher relevista, Mayckol Guaipe.

“El problema en mi país es político y una vez que se resuelva todo va a mejorar (en cuanto a salud y desabastecimiento sobre todo). Lo que pasa es que Venezuela siempre ha sido un país gobernado por empresarios, ahora mismo no saben qué es producir un alimento, qué es producir una medicina, por eso el pueblo está sufriendo”, explica.

La Serie del Caribe de beisbol Jalisco 2018, era una edición que le tocaba organizar a Venezuela, pero debido a los problemas políticos desistió y México entró al rescate.

Los aficionados venezolanos caminaban orgullosos por las tribunas del estadio portando los colores de su bandera en la vestimenta, mientras que en el campo de beisbol, los jugadores mostraban también el amor por su país.

Héctor Linares / Enviado

Source: Estados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *